12-12-2012


Esa es la fecha del sexto cumpleaños de mi niña. Pero está de moda por una película en la que podemos ver la destrucción del mundo según el calendario Maya.
Yo creo que no vamos a llegar.
Según el calendario de gatitos que tengo en el despacho, el mundo se acaba el 31 de diciembre de este año. ¡Bueno… no!, he levantado la hoja y da el mes de enero de 2010 de margen. ¡Natural!, si Dios ya era un vejete cuando creó el mundo, que lo he visto en el albúm de fotos de la creación, ese que está en la Capilla Sixtina, pues ahora tiene que estar muy perjudicado, y con siete dias seguro que no es suficiente para destruir tanta cantidad de gente, animales y cachivaches como se ha acumulado en la Tierra y alrededores en los últimos tropecientos mil años, ¡qué menos que un mes! ¡y que no se le complique la faena, que aún hará corto el calendario de gatitos!. ¿Qué por qué el albúm de fotos de la Creación está en el Vaticano? Pues si bien Dios creó al hombre y a los animales (una parejica de cada y ¡pare Vd de contar, que siete días de curro en una eternidad deben cansar lo suyo!) fue el Hombre quien creó los trastos, cacharros y cachivaches, y los trasteros, por lo que Dios tuvo que esperar para revelar las fotos, y después del oscurantismo de la Edad Media, al ver el Renacimiento, un poco asqueado ya de su “tropa”, flipó y se dijo “como no las revele ahora, los mios se pondrán cerriles nuevamente, vendrá la Inquisición con las hogueras, se cepillará todos los adelantos conseguidos y me quedaré mil años más sin las fotos”, total que llevó el carrete donde un tal Miguel Ángel que le hizo ese bonito albúm con los medios de la época.
Y digo yo que entre el calendario Maya y el de gatitos, igual de fiable pero mucho más práctico este último. La pared de pladur y el cuelgafácil difícilmente aguantarían esa pedazo piedra redonda del calendario Maya, y además vaya rollo para ver los días, sin domingos y fiestas en rojo, y sobre todo para cuadrar los puentes y las vacaciones: igual la Navidad te pilla en la parte de abajo de la piedra y tienes que contar los dias de asuntos propios haciendo el pino.
Total, que al final si el calendario Maya tiene razón, en casa nos pillará comiendo, bebiendo, soplando las velas y cantando el cumpleaños feliz, aunque a mi hija le gusta más la versión “cumpleaños fatal que lo pases muy mal”, cosas de la rebeldía infantil, y me la sudaría mucho que en ese momento se acabara el mundo: ¡qué bonito y digno extinguirse feliz y en familia! ¡juntos de la mano hacia la extinción!. Contrariamente, si el Apocalipsis me pillara en la oficina, me inquieta sobremanera la idea de desaparecer mirando la foto de unos gatitos vestidos de Reyes Magos, ¡joder, es que me dan hasta escalofrios!…¡decidido! si sobrevivimos al mes de enero me paso al calendario Pirelli…
¡Feliz cumpleaños, pometa! ¡Menos mal que aún no sabes leer! 😉

Anuncios

2 comentarios to “12-12-2012”

  1. Tienes razón, memos mal que no sabe leer tu hija, mira que eres apocalíptico.
    Te iba a pegar una foto del apocalipsis, pero no puedo (o no se), para resumir tu post.

  2. Después de varias semanas “desconectado”,sólo un dia ha reinado mi artículo, que aunque largo es personal, fruto de mi imaginación o delirio, hijo de mis entretelas, sangre de mi sangre (perdón, código html de mi sangre)… La furia de mi calendario de gatitos caerá sobre tí y tu descendencia 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: