Valencia, increible pero cierta VII


Con motivo del plan E reasfaltaron la calle San Vicente. No hablaremos aquí de que “gracias” al Plan E se han hecho muy grandes despilfarros como arrasar carriles bici NUEVOS de hormigon pintado para embaldosarlos (p.e. zona Cortes Valencianas) y grandes aciertos pero que dejan con el culo al aire la falta de inversión en los barrios de unos políticos PPeros que entierran grandes cantidades de dinero en eventos lejanos al dia a dia del ciudadano (p.e asfaltado Gran Vía, una lástima, ya que ahora no se puede compatibilizar el ir a currar y el entrenamiento para el París Dakar 😉 , asfaltado de barrios enteros como San Isidro, carriles bici en importantes calles, etc…).
Volviendo a la calle San Vicente, para pintar las líneas blancas separadoras de carriles, la cuadrilla de trabajadores, por la noche, con el conocido sistema de la cuerda, pintaba los puntitos que después sigue la máquina. Pues bien, las mentes pensantes hicieron que los currantes pintaran en cuatro noches diferentes, cuatro diferentes configuraciones para la zona de la calle junto a San Vicente de la Roqueta. ¡Si, sí, cuatro “borradores” hechos “in situ” con nocturnidad, con el coste que esto conlleva!. Y yo me pregunto ¿acaso el “responsable” no tiene un programa como el Autocad, o una primitiva regla y cartabón, con los que poder hacer todas las rayitas que quiera a coste cero y cómodamente sentado en su despacho?. Al final tanto borrador sólo sirvió para cagarla bien cagada, ¡no esperaba menos de nuestros muy bien pagados mangantes mandantes!, pues la solución final ha consistido en crear un nuevo carril a la altura de La Roqueta para lo cual los otros tres se desvian hacia la derecha en caprichoso quiebro. Cualquiera que sea usuario de un vehículo, incluso a nivel de “calentador” de asiento, sabe que es IM-PO-SI-BLE, descabellado e incluso peligroso pretender que los vehículos que llenan tres carriles hagan un doble giro de volante sincronizado con el único objetivo de seguir las “ilógicas” líneas de sus carriles. Ese cuarto carril debería “nacer” a la derecha de la calle, en dónde hay una bifurcación hacia Ramón y Cajal. Tres carriles rectos hacia plaza de España y uno adicional para girar o seguir recto. Pero claro, eso hubiera sido demasiado fácil, no justificaría puestos, sueldos y sobresueldos. Una cosa buena es que ha quedado un espacio pegado a La Roqueta que servirá bien como aparcamiento (O.R.A) bien como ampliación de la acera, positivas ambas cosas, aunque creo que se irá para lo primero: el peatón pierde de nuevo.

Anuncios

2 comentarios to “Valencia, increible pero cierta VII”

  1. marmoto Says:

    En mi calle de Buñol, hace tantos ¿años? que no pasa un barrendero municipal, que del propio suelo han salido malas hierbas. Será, que las casas que están en esa parte del pueblo no pagan impuestos…, cualquier día, veo las famosas catacumbas en la calle abiertas, y ninguno del consistorio se ha enterado hasta que se ha caído una persona y sale en los periódicos.

  2. Tendremos que comenzar con la serie “Buñol, increíble pero cierto” con una bonita foto del follaje de la calle de Marmoto…aunque creo que la competencia para arrancar las maticas no es del barrendero, es del jardinero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: