La burbuja sexual


Ayer batieron el record de tarjetas de lupanares sujetadas en la puerta de mi coche. En siete horas me dejaron cuatro tarjetas con fotos “sugerentes” y mensajes para “desahogarse” desde 20 euros. Hubo un tiempos en que cualquier inútil, casi sin saber ni hablar, se levantaba tres mil eurazos al mes en la construcción a base de horas en el tajo para luego gastárselo en coches y putas, sectores ahora en horas bajas. Existe una polémica “hipócrita” sobre los anuncios de contactos en los periódicos, que son anuncios que los ve el que quiere: hay que comprarse el periódico y buscarlos, y sin embargo nadie dice nada de la invasión indiscriminada de tarjetas “porno” que diariamente sufrimos los ciudadanos desde hace varios años. Estas tarjetas quedan al alcance de cualquier menor que pase por ahí y nuestros hijos las ven cuando suben al coche, ayer mismo mientras yo “recogía” las mías, una conductora más joven que cívica las tiraba con cara de “molesta”: más me “molesto” yo con ella, primero por guarreta (más cochina que la de la foto) y segundo porque esas tarjetas en el suelo quedan al alcance de cualquier menor. De momento a mis hijos les he dicho que es “publicidad de tienda de ropa interior para mujeres”, pero claro el día que me descuide, y sabiendo leer, se enterarán del percal, cosa que parece que no molesta a nadie. Es un espectáculo que se debería parar con la correspondiente acción policial y política, que al fin y al cabo las tarjetas llevan teléfonos de los que “tirar” para pedir responsabilidades. Creo que es más grave y denunciable que los anuncios de los periódicos.

Anuncios

5 comentarios to “La burbuja sexual”

  1. Estoy de acuerdo los ñiños no deben estar espuestos a esta publicidad.

  2. Una compañera de trabajo resulta que es de las que se “enfada” y tira las tarjetitas al suelo. Evidentemente le eché “el puro”. Otra compañera dice que su hijo le dijo que deja de coleccionarse cromos del fútbol para coleccionarse “cromos de tias buenas”, en relación a las famosas tarjetitas…sin palabras.

  3. Yo las sufro todos los días en la calle desde hace tiempo. Cuando se hace normal, los nanos ya ni las miran, pero hasta que llega ese momento, mira que dan por saco y esas risitas escondiéndose.

  4. Como este artículo “sin foto no valía nada” ahí va…he “elegido” tarjetas que no se repiten de la última “limpieza” de la guantera del coche. Desde “20 euros polvo” a “cada mujer es un mundo… ¡haz turismo!”, desde lo directo a lo sugerente…

    • Sin entrar en el sentido del post, compartido enteramente.
      Sin embargo colecciono esas tarjetas, si no te es molestia podrías hacérmelas llegar. Todos los gastos de mi cuenta, y si puedo corresponderte en algo, gustosamente lo haré. Como detalle te diré que a mis 58 años nunca he visitado ningún local de este tipo. arenea.te@gmail.com
      Muchísimas gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: